Escuela cultural

El objetivo de este proyecto es crear una escuela cultural en el barrio extranjero de Tokio para que el público aprenda la cultura japonesa. Se situa junto a una calle comercial con una fachada redondeada para evitar que el edificio asfixiara la calle con una fachada recta. Esto permite una circulación más fluida del público y crea un edificio más atractivo y animado.

E-38, la escuela cultural

Detalles

La planta baja semiabierta consiste en una galería donde una escalera ligeramente inclinada que sigue la forma del edificio permite el acceso a las plantas superiores.

Los suelos y techos no son rectos sino ligeramente inclinados. Como cada habitación del primer piso representa una clase, se puede aprender sentado como en una pequeña colina en un parque. De esta manera, el aprendizaje está ligado al placer. El acceso es siempre a través de una escalera que sigue la forma redondeada del edificio. En el segundo piso hay una biblioteca donde se puede leer sentado en el suelo inclinado, por lo que no es obligatorio sentarse. En la misma planta hay dos cines o teatros y dos salas de conferencias. El suelo inclinado permite a todos ver como en un anfiteatro.

Como la ecología es un tema importante hoy en día, se imagina un techo inclinado para que crezca un césped y que la gente pueda sentarse y disfrutar del sol mientras se toma un trago del bar en el mismo nivel.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.